Buscar entradas

Entradas recientes

Archivo

FINAL 202/02/2018

Blanca se había ido después de la llamada de Carlos a su profesora de francés, ya que ella se siente mal porque haya renunciado a esa oportunidad de aprender un idioma por celos.

Él la sigue, la acorrala y comienza a gritarle, ella comienza a llorar, al final se perdonan entre ellos.

Ella llega a casa y su madre le pregunta que si había estado llorando, ella le cuenta lo ocurrido a su madre, y su madre comienza a preocuparse ya que se da cuenta de que su hija estaba sufriendo violencia de género.

Su madre le explica que tiene una relación tóxica, ella comienza a llorar de nuevo y lo niega, ella dice lo que Carlos quiere que diga.

A la mañana siguiente, en el instituto, comienza a hablar con su amiga y le cuenta la conversación con su madre, su amiga le da la razón a su madre. Ella comienza a buscar por internet casos de violencia de género, y se da cuenta que su relación realmente es tóxica.

Llama a Carlos para hablar con él. Él se extraña de la cara de Blanca y se preocupa, cuando Blanca le cuenta que su relación es tóxica y que había buscado por internet, él lo niega, y se va.

A la mañana siguiente Blanca le busca de nuevo, él tenía el estado de ánimo más bien bajo, le dijo que lo ha estado pensando, que la quiere y que está dispuesto a cambiar; ella no cambia la expresión de su cara, y le dice que ella también le quiere pero que las cosas no pueden seguir así, él asiente y deciden ir al orientador escolar. Al contarle el problema, la orientadora se alegra y decide recomendarle un psicólogo a él, acepta y comienza a ir, porque realmente la quiere y está dispuesto al cambiar.

Al cabo de varios meses él realmente había cambiado y por fin, no solo Blanca estaba mejor si no que él por fin tenía una vida para vivir. A pesar de estar psicológicamente los dos bien, al cabo de un tiempo lo dejaron, ya que son jóvenes y las relaciones con sus edades no duran para siempre.

Al dejarlo quedaron como buenos amigos, les gustaba salir juntos con los amigos y amigas de ambos.

Buenos amigos quedaron de esa relación.


FINAL 129/01/2018

Era un fin de semana normal, en el que dos adolescentes no podían conciliar el sueño.

Por una parte Blanca. Quién estaba inquieta, dando vueltas y vueltas por su cama sin parar.

Mientras que Carlos hacía todo lo contrario. Estaba como una estatua, mirando a un punto fijo, como si haciendo eso pudiera arreglar todos sus problemas.

Pero  algo tenían en común, y es que pensaban el uno en el otro continuamente.

Carlos estaba decidido, antes de que su amada fuera al instituto, él le esperaría en la puerta de su casa, con un ramo de rosas y sus dulces favoritos.

Blanca, tenía grandes dudas. No sabía si dejar al chico de sus sueños. Por una parte, él ya no le mandaría que hacer, pero nuestra protagonista seguía indecisa.

Ninguno de los dos durmió.

Ambos se levantaron de la cama como zombis, tenían unas grandes ojeras oscuras, y una mirada perdida en el horizonte.

-Time Skip-

Sonó la campana, Carlos cerró la taquilla fuertemente. Olvidó poner la alarma en el móvil, esto hizo que no realizara su plan. Al llegar a casa de Blanca, su madre abrió la puerta y le dijo que su hija ya se había marchado.

Levantó la mirada y vio a su chica entrar por la puerta, seguida del profesor.

Durante la clase, el chico tenía la mirada en Blanca, esta se dio cuenta y le pasó una nota.

“Carlos no podemos seguir así, cuando acabe el instituto, reúnete conmigo en el patio. *Blanca.”

Las agujas del reloj pasaban lentamente.

Dos mentes intentaban encontrar la razón.

Dos corazones estaban rotos.

Dos almas estaban destruidas.

Blanca sabía que no podían seguir así.

Carlos quería una segunda oportunidad.

Las clases acabaron y se encontraron en el punto acordado.

Carlos: Cariño…

Blanca: No sigas, no quiero saber nada más de ti. No me dejas hacer las cosas a mi manera.

Carlos: Solo quiero lo mejor para ti

Blanca: ¡¿Lo mejor para mí?! Será para ti

Carlos: Tranquila, es que todo es muy duro para mí. Tengo miedo de perderte, por favor, confía en mí, no pasará más.

Blanca: ¿Me lo prometes?

Carlos: Por supuesto princesa.

El tiempo pasó, todo era de color de rosa. Hasta que el infierno volvió.

Mierda, qué puedo hacer con Carlos, unos días es un oso cariñoso y otros un demonio.

Blanca estaba tan distraída que no prestaba atención a la clase.

Sra. Moore: Blanca, ya que está tan atenta a la lección, no le importaría salir a la pizarra para resolver el siguiente problema.

Blanca: (…)

Sra. Moore: ¡Blanca!

Blanca: ¿Eh? Sí…

Sra. Moore: Luego vaya a mi despacho.

-En el despacho de la profesora-

Sra. Moore: Blanca, ¿estás bien querida?  Llevas unas semanas muy distraída.

Blanca: No pasa nada profesora, es por los exámenes  finales.

Sra. Moore: ¿Seguro que no te pasa nada más?

Blanca: Sí, todo está bien.

Sra. Moore: Bien, espero que mejores, tus notas eran las mejores del curso.

Blanca: Sí señora Moore.

Blanca se encontraba en el patio junto a Álvaro.

Álvaro: ¿Viste la cara que se le quedó al Sr. Smith cuando se le cayó el peluquín? Fue genial.

Blanca: Oh sí.

Álvaro: Me gusta Estefi.

Blanca: Genial

–Álvaro miró raro a Blanca al ver que hablaba menos de lo normal-

Álvaro: Vi en las noticias que un ovni se estrelló en la Tierra.

Blanca: Que guay.

Álvaro: ¿Qué te pasa?

Blanca: -suspira-

Álvaro: ¿Problemas con Carlos? Deberías romper con él.

Blanca: Podría, pero…

Álvaro: Ni peros ni leches, no puedes seguir así con tu vida, si sigues por este camino, yo no estaré ahí para consolarte.

Blanca se encontraba con Carlos en su casa.

Carlos: Blanca, ¿Qué hacías con Álvaro en el patio? Tendrías que haber estado conmigo.

Blanca: Puedo hablar con quién me dé la gana.

Carlos: ¡No! No puedes, eres solo mía y de nadie más.

Blanca: A mí no me levantas la voz, se acabó, no te quiero ver más.

-Blanca se fue de ese lugar sin decir una palabra más-

- Cinco años después-

Blanca estaba en una cafetería pasando el rato. Por fin había cumplido sus ansiados dieciocho. Recogió su cappuccino de la barra y se dispuso a salir por la puerta con la mirada fija en su móvil. El resultado fue chocarse con un chico de su misma edad.

Xxx: ¡Joder! Lo siento mucho, no miraba por donde iba… ¿Blanca?

Blanca: ¿Carlos?

Carlos: Hace mucho que no te veía… ¿Te importaría si te invitó a un café? Veo que el tuyo no duro mucho.

Una lucha interna nació en ella, debería hacerle caso a su cerebro y rechazarle o seguir su corazón y darle una oportunidad.

Blanca: Claro, me vendrá bien recordar viejos momentos.

Carlos: Genial, vamos.

A veces es mejor cortar de raíz una relación, o también tomarte un tiempo. Pero nunca sabrás como acabarás con esa persona.

 Carlos cambió, estar sin Blanca le sentó bien. Le hizo recapacitar sobre su comportamiento con ella. Cambio su forma de ser, para bien. Ya no era el típico adolescente posesivo.

Blanca volvió a ser la de siempre y cumplió sus metas. Pero nunca encontró a su media naranja.

Tal vez el destino quiso que se reencontraran.

Pero eso es otra historia.



Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando, aceptas el uso que hacemos de ellas [+]. Aceptar  Rechazar